Los residentes se libran del saqueo por los pelos: Tom y Sandra ganan en el último segundo