La broma de Sonia Monroy para despertar a Tom Brusse acaba con un inesperado percance