Amador, ¿muerto o de parranda?