Delantera pichichi: Amador supera un trauma en un partido que acaba en batalla campal