Bruno, en una clínica de reposo mental: ha acabado desquiciado por los jugarretas de sus vecinos