Los choriceos de Fermín: “Soy un moroso ideológico”