El doctor García Baquero aplica a Bruno una terapia de choque de lo más innovadora