Javi, más feliz que nunca: su trabajo como conserje en Montepinar es lo más