Recio, curado por el padre Alejandro de un chaquetazo sanador