Recio despierta del coma: “La que se te avecina, vecina”