Recio no ha perdido su agilidad legendaria: el salto del pescadero al jardín de Enrique