Fermín, el Richelieu de Vicente