Marcos Eguía, roto: “Laura, no me dejes”