Una anécdota de Clemente provoca que Antonia, Boris y Bertín acaben hablando del "pito de Lequio"