La subasta de una única unidad de un Ferrari apunta a los 39 millones de euros