Laura y Diego Matamoros, más distanciados que nunca por un único motivo: el económico