El fallo de la discordia: Carlos adivina la palabra pero no cuenta como acierto