¡Fran se queda a una palabra de completar el rosco!