María Teresa, dispuesta a todo