Sara Sálamo y Carolina Yuste, en busca de la canción perdida