La importancia de que un etarra pida perdón a las víctimas: “Escucharle, me sanó, me sentí en paz”