Belén, cansada de escuchar ambulancias