Jesulín, disfrutando de Santo Domingo