Laura M., de su padre: “Cuando llora, no sé cuándo es verdad y cuándo es mentira”