Buscamos al amor platónico de Antonio Montero: se llama Inés y es de Valencia