Sombrero y teléfono: así esquiva Ares Teixidó a la prensa