Los críticos consideran que Terelu ha pasado a ser “una colaboradora de segunda”