‘Sálvame’ acuña el término Chelordomo para definir la versión más servil de Chelo Gª Cortés