Gianmarco nos cuenta su historia más romántica con Adara: el garbancito que separaba sus camas