Una advertencia de Kiko Hernández y un pullita de Rafa Mora acaban con Raquel Bollo fuera de plató llorando