La operación de Kiko Matamoros ha ido “muy bien”, los médicos son “optimistas” y ha estado acompañado por sus hijos