Lydia Lozano y Kiko Hernández: crónica de una amistad que NO puede ser