Edmundo Arrocet le ha mandado mensajes que darían mucho de qué hablar a varias compañeras de profesión, según María Patiño