Marina llega a Sevilla para “ayudar” a Antonio Tejado sin querer hablar y visiblemente preocupada