Entre reproches, zascas y algún golpe bajo: el monumental mosqueo de María Lapiedra y Mila Ximénez