Morante de la Puebla, Padilla y López Simón podrían estar implicados en un delito de maltrato animal: las peleas de gallos