Payasín crea la tensión como nadie en plató: los colaboradores, congelados ante su inminente tartazo