La desastrosa cita de Pepi acaba con un portazo: "¡Mentirosos!"