Kiko Jiménez y Sofía Suescun no quisieron irse de un restaurante sin pagar: la metre da la cara por ellos