Tras la porra, Terelu hace frente a una nueva polémica: el perrito caliente