Los divertidos y surrealistas audios que Mila Ximénez mandaba a sus compañeros ven la luz y los colaboradores lloran de la risa