Sofía Cristo y Luis Rollán, al cargo de una misión secreta de la que dependerá el éxito o no de la prueba semanal