Varias clientas se quejan de la profesionalidad de Carla Barber: "Mis labios quedaron invertidos, hacia dentro"