Los fans de la Pantoja, hartos de pagar sus facturas, hacerle regalos y recibir el desprecio de su entorno