Desmontamos la mentira de Kiko Rivera y sus multitudinarios conciertos en Nueva York