Dulce llega al destierro y se encuentra... ¡a su Isa del alma metida en una cunita!