Albert Álvarez, a punto de quemarse el pelo y la cara al avivar el fuego