'Niños robados', a la carta