Vivir en una casa cuartel: “Teníamos agujeros de bala desde la cocina hasta el salón”