Braithwaite perdona una ocasión clarísima ante Finlandia: A Koeman no le habrá gustado nada